El Anfiteatro Flavio (El Coliseo de Roma)

mosaico-anfiteatro

Mosaico Munera Gladiatore

  “Panem et circenses” fue una de las más comunes premisas políticas de la Roma clásica. El reparto de comida, así como la organización de espectáculos,  permitía a los patrocinadores, tanto el propio Estado como políticos a título personal, promocionarse públicamente y mejorar o mantener su estatus social en el complicado entramado de clientelismo político de la antigua Roma; ya que eran eventos muy caros y se ofrecían de manera gratuita para disfrute de la plebe.

venatio

Mosaico Venatio

Los espectáculos más populares eran la lucha de gladiadores (munera), la matanza de fieras (venatio), y las batallas navales (naumaquias), que llegaron a celebrarse en lagos artificiales. Por otro lado, aunque la historiografía cristiana ha tratado de otorgar al Anfiteatro Flavio un lugar protagonista en la masacre de cristianos, lo cierto es que los historiadores dudan de que se realizaran en este lugar.

Hasta finales del siglo I a.C. estos espectáculos se celebraban en escenarios desmontables; pero tras la muerte de Nerón, y con la llegada al poder de la dinastía Flavia de la mano de Vespasiano  el año 69 d.C., se aplica la condena de memoria (damnatio memoriae) al anterior emperador. En este contexto, se decide desmontar la Domus Aurea de Nerón y construir en esos terrenos el primer anfiteatro estable de Roma, el Amphiteatrum Flavium.  Su localización exacta será entre los montes Palatinus, Caelius y Esquilinus.

El Anfiteatro Flavio es conocido desde la edad media como Coliseo, ya que se situaba al lado de una escultura de bronce de Nerón, considerada “colosal” (35 metros), a la que tras la muerte de Nerón cortaron la cabeza, siendo sustituida por una del dios Helios. Los romanos nunca lo conocieron como Coliseo.

Su construcción se inicia el año 71 d.C., y se inaugura oficialmente el año 80 d.C. de la mano del sucesor de Vespasiano, Tito, sin estar totalmente terminado. El poeta romano Marcial nos relata que para esta inauguración se celebraron 100 días consecutivos de juegos, y se mataron más de 5.000 fieras. Finalmente, se acaban las obras el año 82 d.C . ya con Domiciano en el poder,  siendo el ático la última parte en quedar acabada.

coloseum reconstrucción

Anfiteatro Flavio. Recreación

El resultado no pudo ser más espectacular, y todavía a día de hoy, resulta una construcción impresionante teniendo en cuenta que se construyó hace unos 2.000 años. Dividido en cuatro pisos, tres registros de arquerías de medio punto y un ático, dibuja una elipse de 190 metros de largo por 135 metros de ancho (la arena mide 79×47), y 50 metros de altura. Se calcula que en la gradería (cavea) podían reunirse entre 45.000 y 75.000 personas; una capacidad que todavía podría considerarse alta para los estándares actuales.

954649_Interior-view-of-the-Colosseum-Rome_620

Anfiteatro Flavio. Detalle de la arena y pasajes subterráneos

Anfiteatro Flavio_siglo XVIII

Ruinas del Anfiteatro Flavio siglo XVIII. Grabado de Piranesi

Uno de los aspectos que más llama la atención a los visitantes  del anfiteatro romano, además de su aspecto imponente, es su complejo sistema de túneles subterráneos, actualmente al descubierto. Construidos con Domiciano, fue necesario subir tres metros el nivel de la arena. A través de ellos se comunicaban las jaulas de las fieras y las habitaciones de los gladiadores y mediante un sistema de rampas, pasarelas y ascensores podían acceder directamente a la arena.

La decadencia del Anfiteatro se inicia, después de diversas restauraciones, con la prohibición de los juegos de gladiadores por parte de Valentiniano III, el 438 d.C., en un ya desgastado Imperio Romano,  celebrándose el último espectáculo el año 523 d.C. bajo dominio del ostrogodo Teodorico. A inicios del siglo IX se convierte en cantera, siendo utilizadas sus partes más valiosas para la construcción de la Roma medieval, renacentista y barroca.

El papa Benedicto XIV la consagra convirtiéndola en Iglesia en el año 1749. Finalmente, en el siglo XIX Raffaele Stern y Giuseppe Valadier  realizan una serie de  excavaciones y restauraciones con las que el Anfiteatro retoma su valor como monumento y vestigio de la antigüedad clásica. La UNESCO lo declara, junto con el resto del centro histórico de Roma, patrimonio de la Humanidad el año 1980, siendo en la actualidad uno de los lugares más visitados del mundo.

Para más información, os dejo este excelente documental sobre el Coliseo del Canal Historia.

Anuncios
Publicado en Arte | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El Infierno de Dante

Esta galería contiene 35 fotos

La Divina Comedia, de Dante Alhigieri, es un poema narrativo que reune en 3 libros toda la experiencia de la humanidad occidental hasta el momento en el que fue compuesto (siglo XIV): el mundo clásico de Grecia y Roma, mitologia, … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , | 2 comentarios