Ernest Shackleton y la Expedición Imperial Transantártica

El 8 agosto de 1914, el buque Endurance partió del puerto de Plymouth (Inglaterra), iniciándose así una de las últimas grandes expediciones de la conocida como “Edad Heroica de la exploración de la Antártida”.

Ernest Shackleton

Sir Ernest Shackleton

El objetivo de su promotor, el irlandés sir Ernest Shackleton, puede considerarse todavía una proeza a día de hoy, atravesar todo el continente antártico por tierra. Hacía ya tres años que Roald Admunsen se había avanzado en el hito de llegar al Polo Sur (1911), por lo que sir Shackleton, que ya había participado con anterioridad en expediciones al continente helado, consideró que el siguiente paso era atravesarlo en su totalidad, con una gran parte del trayecto aún sin explorar.

La expedición terminó en un tremendo fracaso, teniendo en cuenta que no se cumplió, ni de lejos, con el objetivo previsto. A pesar de todo, la Expedición Imperial Transantártica pasó a la historia por convertirse en uno de los mayores episodios de superación y supervivencia humana en condiciones extremas jamás contados.

El Endurance inició el trayecto hacia la Antártida el 5 de diciembre de 1914 desde Georgia del Sur, después de diversas paradas tras partir de Plymouth en agosto. Debían atravesar el Mar de Weddell hasta tierra firme. Para sorpresa de Shackleton, encontraron bloques de hielo muy densos y compactos más al norte de lo esperado, lo que retrasó mucho la marcha, avanzando con grandes presiones de los bloques de hielo sobre el barco, quedando  finalmente atrapado en una gran banquisa de hielo en la bahía Vahsel. Este hecho marcó la expedición, que desde ese momento ya no podría ver cumplido su objetivo, convirtiéndose ya en un intento para salvar la vida de los expedicionarios.

Nos encontramos en febrero de 1915 y, no demasiado lejos del punto previsto de desembarco, pero atrapados en el hielo, la enorme banquisa en la que se encontraban empezó a desplazarse a la deriva hacia el norte. Esta situación terminó por prolongarse varios meses, durante los cuales Shackelton y sus hombres, vivieron en el pequeño mundo formado por el barco y el bloque de hielo en el que se desplazaban. Shackelton intentó mantener alta la moral de la tripulación en unas condiciones tan extremas y desesperadas, llegando a organizar partidos de futbol, carreras de trineos e incluso obras de teatro.

El buque Endurance atrapado en el hielo, mientras la tripulación intenta mantener el ánimo

El buque Endurance atrapado en el hielo, mientras, la tripulación intenta mantener el ánimo

Finalmente, en octubre, tras meses de viaje a la deriva y de grandes presiones sobre el casco del barco, éste quedó astillado por un gran témpano de hielo, permitiendo la entrada de agua. El ya de por sí reducido espacio del que disponían los expedicionarios se vio reducido aún más cuando Shackleton dio la orden definitiva de abandonar el barco e instalarse en el hielo, por el peligro que suponía refugiarse en él, además de intentar salvar todos los suministros y material imprescindible, junto con los botes salvavidas. Al cabo de pocas semanas, el barco se hundió definitivamente.

Con los tres botes salvavidas recuperados y el resto de material a cuestas, fueron estableciendo diversos campamentos mientras recorrían a pie la banquisa de hielo con ayuda de los perros. Shackleton confiaba en llegar a algún puesto ballenero o a algún almacén de provisiones de emergencia de anteriores expedicionarios caminando en dirección noroeste, y saltando de isla en isla utilizando los botes. La distancia a recorrer, y la dificultad de cada metro a avanzar convertían el trayecto en una auténtica odisea.

Los tres botes se ponen en marcha

Los tres botes se ponen en marcha

Tras varios meses en esta situación, el 9 de abril de 1916 ya no podían seguir avanzando a pie, por lo que cargar todo el material posible en los botes, y lanzarse al océano era la única opción viable. Nuestros protagonistas pasaron siete días en el mar, en unos pequeños botes soportando temperaturas extremas y un peligroso oleaje.

A pesar de las dificultades, la determinación de Shackleton, y la buena preparación de su tripulación, consigue guiar a los botes a tierra firme, concretamente a Isla Elefante. En la isla pueden tomarse un pequeño respiro, pero son plenamente conscientes de que están muy lejos de la salvación, ya que Isla Elefante es un lugar remoto, inhóspito y alejado de cualquier ruta ballenera.

Shackleton decide apurar las pocas opciones que les quedan. Prepara uno de los botes, el bautizado como James Caird, selecciona a sus seis mejores hombres, incluido él mismo, y acumula provisiones para cuatro semanas. La misión parece suicida, recorrer 1.300km por mar en un bote de 6,85 metros de largo, para llegar a Georgia del Sur, todo ello confiando en la orientación del navegante Worsley, y haciendo frente a, en palabras del propio Shackleton “las mayores olas que había visto en veintisiete años en el mar…”. Partieron de Isla Elefante el 24 de abril de 1916, dejando al resto de los hombres en tierra, veintidós concretamente, con la esperanza de que sus compañeros tuvieran éxito en su objetivo y pudieran solicitar ayuda para su rescate.

El pequeño grupo pasó 16 días en el deteriorado bote atravesando el océano en una lucha extenuante contra los elementos. A pesar de lo difícil de la misión, increíblemente consiguieron desembarcar en la Bahía Rey Hakoon de Georgia del Sur.

Aquí decidieron parar para  reponer fuerzas, ya que aunque habían llegado a destino, el puesto ballenero se encontraba en la costa contraria a la que habían desembarcado, por lo que  las opciones eran, o rodear la isla en el James Caird, o atravesarla a pie, opción por la que finalmente se decantaron.

Atravesando Georgia del Sur

Atravesando Georgia del Sur

Sólo tres de los seis miembros de este grupo estaban en condiciones de emprender esta travesía entre glaciares, grietas y montañas. Los otros tres, en pésimas condiciones físicas  y mentales, permanecerán en la bahía a la espera de que sus compañeros consigan la ayuda necesaria para rescatarlos, al igual que el resto del grupo en Isla Elefante. Se preparan como pueden con los pocos materiales que les quedan, y utilizan los tornillos del bote como crampones. Tras 36 horas de dura marcha, la primera buena noticia de toda la expedición, llegan a la estación ballenera de Stromness, donde la primera preocupación de Shackleton pasa a ser rescatar a los tres compañeros que se han quedado al otro lado de la isla, cosa que consiguen sin demasiadas dificultades con la ayuda de los balleneros de Stromness.

En cambio, el rescate de los veintidós hombres que permanecían en Isla Elefante, tuvo que demorarse 4 meses más a causa de las pésimas condiciones climatológicas. Finalmente, lo consiguieron a bordo del Yalche, un navío chileno desde el que el propio Shackleton pudo comprobar desde la cubierta que no faltaba ninguno de sus hombres, algo que con el tiempo fue considerado un auténtico milagro, dadas las circunstancias.

Rescate de los hombres de Isla Elefante

Rescate de los hombres de Isla Elefante

De allí fueron trasladados Punta Arenas, y de allí a Buenos Aires. Estamos ya a finales de 1916, y algunos de los supervivientes de esta historia estuvieron a tiempo incluso de luchar en la Primera Guerra Mundial.

Esto es sólo una parte de la historia, una versión muy resumida de la aventura vivida por estos hombres. Una aventura en el que la naturaleza y la suerte intentan golpear una y otra vez a unos marineros y

montañeros convertidos en héroes, arrojando sobre ellos cada vez más dificultades. Shackleton y sus hombres vivieron una experiencia épica, extrema, una odisea digna del mismísimo Ulises en su regreso a Ítaca.

Ruta del Endurance y los botes

Ruta del Endurance y los botes salvavidas

Bibliografia :

Endurance: Shackleton’s Incredible Voyage. Carroll & Graf Publishers, Alfed Lansing (1959).
South, historia de la última expedición de Shackleton (1914-1917). Shackleton.

Atrapados en el hielo (The Endurance), de Caroline Alexander,

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s